La bellota, protagonista de la montanera | Carrasco Ibéricos
MENU
0
Mi compra
Mi Compra
Mi cuenta
Mi Cuenta
Buscador
Buscador
Preguntas Frecuentes
Idiomas
Idioma
La bellota, protagonista de la montanera

La bellota, protagonista de la montanera: beneficios de la alimentación con bellotas en el cerdo ibérico

¿Sabíais que el tipo de alimentación de los cerdos ibéricos es el principal factor que determina la calidad del producto final? Según recientes investigaciones, lo que comen los cerdos influye en un 70% en el resultado final del jamón.

Debido a que el cerdo ibérico tiene la capacidad genética de infiltrar grasa en el músculo, una alimentación adecuada es fundamental para obtener las peculiares características que tiene su carne: textura untuosa y sabor exquisito. Además, desde el punto de vista nutricional, su consumo es beneficioso para la salud.

Por tanto, para conseguir una carne de la más alta calidad es imprescindible que el cerdo base su alimentación durante una época de su vida en el fruto de encinas, robles y alcornoques: la bellota.

Los cerdos ibéricos de bellota, ¿solo comen este fruto?

Aunque la respuesta os pueda parecer obvia, conviene aclararlo porque hay mucha confusión. Los cerdos son animales mamíferos que, como tales, se crían con leche materna desde que nacen hasta que alcanzan los 23 kilos aproximadamente.

Tras el destete materno, los animales son alimentados con piensos naturales hasta que llegue la época de montanera. Debemos entender que la bellota es un fruto que tiene una estacionalidad y que sólo se da en una época del año, de octubre a marzo. La montanera será ya la última etapa de su vida.

Las bellotas, protagonistas de la montanera

Un cerdo de la raza Carrasco, alimentado de bellota

La montanera tiene lugar desde mediados de octubre o principios de noviembre hasta finales de marzo. En esta época del año la bellota ha madurado lo suficiente para caer de los árboles y servir de alimento a los cerdos.

En ese momento, los cerdos ibéricos son trasladados a la dehesa, un espacio singular y con una gran biodiversidad. En España este terrero se calcula que abarca entre 4 y 5 millones de hectáreas repartidas entre Extremadura, Andalucía, Castilla La Mancha, Castilla y León y la Comunidad de Madrid.

Los ibéricos Carrasco provienen de cerdos que campan en las 800 hectáreas de nuestras dos fincas ubicadas en la localidad extremeña de Jerez de los Caballeros, donde las bellotas proceden principalmente de encinas. Los cerdos de raza Carrasco se alimentan de unos 10 kilos de bellotas al día, pero también comen raíces, hierbas y todo lo que la dehesa les ofrezca. Como durante unos cinco meses se mueven mucho buscando alimento y agua, van desarrollando la musculatura y, como ya hemos comentado, infiltrando grasa. Así, poco a poco van engordando hasta alcanzar un peso de en torno a 170-180 kilos, que es el momento en el que estarán listos para ser sacrificados.

Una curiosidad: los cerdos ibéricos tienen la destreza de pelar las bellotas, desechando la cáscara, lo que evita la irritación de su intestino. Es decir, solo consumen la parte beneficiosa y sabrosa del fruto.

¿Qué beneficios aportan las bellotas al jamón?

La alimentación con bellotas no influye solo en el sabor o la textura de los jamones, también en sus propiedades.

Bellotas junto a un plato de jamón de Carrasco Ibéricos

Las bellotas tienen un alto contenido en ácido oleico, un componente que también tiene en un elevado porcentaje el aceite de oliva virgen, que actúa como protector cardiovascular, manteniéndonos protegidos ante las denominadas enfermedades cardiovasculares.

Además, le aporta al jamón el aroma inconfundible a dehesa y la textura untuosa que hace que cada bocado se deshaga en nuestro paladar. Ahora solo queda lo más fácil: ¡elegir entre la amplia variedad de ibéricos de bellota Carrasco!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on print
Print

Recibe nuestras novedades