100g de salchichón Carrasco de regalo en compras superiores a 100€. Hasta el 30 de septiembre 🤤

¿Cómo conservar el jamón en verano?

Tiempo de lectura: 4 minutos

Con la llegada del verano y las altas temperaturas es normal que nos preocupe la forma de conservar ciertos alimentos para que el calor no los estropee. En el caso del jamón es muy importante seguir una serie de recomendaciones para preservar su aroma, aspecto y sabor. ¿Quieres saber cómo conservar el jamón en verano? Sigue leyendo, te damos todos los consejos en este post.

Formas de conservar el jamón en verano

Existen muchos mitos sobre la forma de conservar el jamón: poner un corte de grasa encima, calentarlo para que sude y así intensificar su sabor… En las siguientes líneas te explicamos qué hay de leyenda en estas afirmaciones y qué hay de verdad. Además, te daremos las pautas necesarias para que puedas disfrutar de tu pieza de jamón este verano sin ningún contratiempo. Empezamos!

1.    Evitar las fuentes de calor y la luz solar directa

El jamón cuanto más lejos del calor esté mejor. Tenemos que buscar un lugar fresco y seco alejado de ventanas para evitar la incidencia de la luz solar y de fuentes de calor como la vitrocerámica o una caldera.

Una práctica muy extendida, sobre todo en la hostelería, ha sido la de calentar el plato para que el jamón, al brillar por la grasa que suelta, parezca de mayor calidad. Esto es un error ya que estamos alterando el sabor y la textura de la loncha. Con el calor suda más y se deshidrata, además pierde la grasa que lo protege.

2.    No siempre es necesario refrigerar el jamón ibérico

Cuando conservamos el jamón en la nevera estamos asumiendo un riesgo, la pérdida de aroma y sabor y la alteración de la textura. El frío suele anular el sabor de los alimentos, por ello recomendamos que, si hace mucho calor y vas a conservar el jamón loncheado en el frigorífico, lo saques 15-30 minutos antes de que se vaya a consumir para degustar el 100% de su sabor. Sabremos que está listo para consumir cuando sea sencillo separar una loncha de otra. Si no dispones de tanto tiempo para consumirlo, nuestra recomendación entonces es que pongas el blister bajo un chorro de agua tibia durante unos segundos. De esta forma, el producto se atempera de forma más rápida y se puede degustar más pronto.

3.    Tip para conservar el jamón en verano una vez empezado

En este punto es importante tener en cuenta que el jamón que todavía no se ha empezado es más fácil de conservar que una pata ya cortada. En el caso de que ya hayamos comenzado el jamón, recomendamos cubrir el corte con un film que debemos cambiar cada vez que cortemos jamón. Además, debemos poner un trapo limpio de algodón para evitar que se seque por el contacto con el aire.

Desde Carrasco Ibéricos y lejos de lo que se recomienda desde otras fuentes de información, no aconsejamos taparlo con cortes de grasa sobrantes ya que, al perder adherencia, estos cortes pueden aportarle un sabor rancio al jamón. Un film y un trapo serán más que suficientes para conservarlo.

Si has cortado jamón y lo has dispuesto sobre un plato para aprovecharlo en alguna ocasión especial, recomendamos igualmente proteger el plato con un film de plástico para evitar que el jamón se seque y pierda textura y sabor. Aunque en este punto, nuestra recomendación siempre será la de degustar el jamón o la paleta recién cortada.

4.    Elegir el formato en función del tiempo de consumo

Una pieza entera tanto de jamón como de paleta puede llegar a durarnos en condiciones óptimas hasta un mes. Si sois pocos en casa o coméis jamón solo en ocasiones especiales es mejor comprar un jamón de bellota 100% ibérico loncheado. Las lonchas de jamón están envasadas al vacío por lo que tardan mucho más en deteriorarse. Además, descubrirás una de las formas más cómodas de degustar el jamón en verano.

5.    La temperatura, uno de los factores más importantes en la conservación del jamón

Si has comprado una pieza de jamón y la vas a consumir en un periodo corto de tiempo, no es necesario refrigerarlo. Con mantenerlo a una temperatura de 20-25ºC será suficiente. Si por el contrario, vas a tardar meses en consumirlo, recomendamos entonces que la temperatura nunca sea superior a los 15-18ºC. Una regla nemotécnica que puede ayudarte es que la temperatura y el tiempo de consumo del jamón son inversamente proporcionales: a más tiempo tardes en consumirlo, a menos temperatura debes conservarlo.

cómo conservar el jamón en verano

Ventajas del jamón loncheado, la mejor forma de consumirlo en verano

Puede haber algo mejor que estar de vacaciones comiendo jamón? Si tienes planeado un viaje, desde Carrasco te recomendamos que compres jamón en formato loncheado. El porqué te lo explicamos a continuación:

  • Comprar jamón loncheado es de la forma más cómoda que puedes degustar un jamón, simplemente abrir y comer.
  • Son una opción perfecta para una comida o cena ligera si llegas cansado de pasar el día en la playa o de haber realizado un largo viaje.
  • Te facilitan los almuerzos o meriendas en la playa o en la piscina. Has probado un bocadillo con paleta de bellota 100% ibérica Carrasco loncheada? 🤤
  • Siempre tendrás disponible una tapa de jamón para planes improvisados o para recibir a invitados en casa.
  • Dura mucho más tiempo al estar envasado al vacío.

Ahora que ya sabes cómo conservar el jamón en verano, no te resistas a disfrutar de esta joya de nuestra gastronomía en tu periodo de asueto. Desde Carrasco Ibéricos te deseamos un feliz viaje y unas mejores vacaciones 😉

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Posts relacionados

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoVolver a la tienda